OPERA CARMEN

Siempre siento envidia de los bailarines y bailarinas cuando tengo que grabar un espectáculo en el que hay baile…me hubiera encantado ser bailarina! Y es que yo disfruto con mi trabajo, pero creo que lo de bailar es un disfrute que va más allá de la razón, es conectar directamente con lo más esencial que somos…la vibración pura!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *