LA CLIENTA CANALIZADORA

una camilla, Feli , yo, el péndulo.
Una pregunta: ¿Te quieres?
Dos respuestas: una la del péndulo que dice NO, la otra la mía que digo: si
Una afirmación, la de Feli, que dice “MENTIROSA”

No recuerdo de parte de quién, ni porqué , ni para qué fui a Feli la primera vez que fui. Si recuerdo muy claramente lo anteriormente relatado, y como Feli me proponía una sesión semanal o quincenal de acupuntura. Me dijo que era necesario, que me haría un precio especial, pero que por favor…era necesario…accedí.

No recuerdo durante cuanto tiempo fui, pero sí la última vez, cuando me invitó a ir a una sesión con una clienta suya que canalizaba (ahora sé lo que es, para entonces no tenía ni idea. Son personas con la capacidad de establecer comunicación con otros planos energéticos, otras dimensiones). Éramos quizás unas siete mujeres haciendo turnos de preguntas, la canalizadora estaba estirada en una camilla con los ojos cerrados, como hipnotizada, e iba respondiendo a las preguntas.

La habitación era pequeña y nosotras estábamos de pie, en corro alrededor de la camilla. Yo solo recuerdo hacerle una pregunta: “¿que me pasa con los hombres? ¿porque nunca he tenido novio?”; yo creo que tendría unos veinte años para aquel entonces. La respuesta fue que era muy infantil, y si, lo era. Lo que pasó luego en esa habitación merece un post entero.

Yo era infantil, aunque la verdad es que creo que sigo siéndolo y que lo seguiré siendo toda la vida. Después nos fuimos a comer a un japo en la calle Balmes…es curioso, no recuerdo la cara ni nada de nada de ninguna de aquellas mujeres…solo a Feli.

Afortunadamente las cosas han cambiado desde entonces, ahora sí me quiero, pero aún así, sigo buscando. Me quiero, y no solo tengo novio, también tengo dos hijas y no puedo estarle mas agradecida a la vida por todo lo que me da y por todo lo que tengo, sin embargo, me dicen que tengo rabia, que estoy enfadada con ella, la vida. Yo no reconozco esa rabia y mucho menos mi enfado, si realmente están ahí, tengo que admitir que el bloqueo debe ser muy, pero que muy grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *