TRANSFORMANDO EL FUTURO

El futuro no es ya lo que solía ser, y más desde la nueva revolución. El futuro pertenece a quienes creen en las posibilidades de sus sueños y dicha Revolución permite creer que dichas posibilidades sean factibles. La Revolución cuántica.

Y es que para explicar el futuro el ser humano se está sirviendo de una ciencia que está agitando la evolución humana. El progreso se está ¡Acelerando acelerando acelerando! Hemos aprendido más en los últimos cincuenta años que en toda la historia.

Dicho desarrollo tan veloz se debe a una mezcla esencial de factores como las nuevas tecnologías o las nuevas fuentes de energía, pero sobre todo se debe a la constatación de la mecánica cuántica, también conocida como la teoría cuántica.

Para los que no la conozcáis, diremos, a grandes rasgos, que es una rama de la física que se ocupa de los fenómenos físicos a escalas microscópicas. Describe que existe una diversa multiplicidad de estados que son denominados estados cuánticos. Así, explica la existencia del átomo y revela los misterios de su estructura, fenómeno que no puede explicar debidamente la física clásica.

En definitiva, La mecánica cuántica es el fundamento de los estudios del átomo, su núcleo y las partículas elementales. Los átomos son la unidad básica de toda la materia, incluidos tú y yo. Mediante dicha física cuántica el ser humano será capaz de manipular los átomos y así de dominar la materia. Esto abre un amplísimo mundo de posibilidades.

Por ejemplo, una de las aplicaciones más interesantes es la de acabar con las enfermedades. Si somos capaces de manejar las partículas esenciales que conforman nuestros cuerpos con los nuevos usos cuánticos podríamos curar nuestras dolencias desde dentro del mismo cuerpo, y de una manera más efectiva, ya que la medicación suministrada a través de elementos nano tecnológicos tan sólo incidirían en la enfermedad para la que han sido creados y suministrados, sin daños colaterales. Se podría acabar con la células cancerígenas exclusivamente, sin matar a las células sanas.

También se podría acabar con el hambre en el Mundo. Sí, ya, esto suena a ciencia ficción pero gracias a la física cuántica no lo es en absoluto. Se está trabajando ya, y a pasos agigantados, para construir lo que los expertos han llamado el “fabricador”. Dicha herramienta_ no más grande que un microondas_ nos permitirá poder crear elementos de primera necesidad, como alimentos, en nuestra propia casa.

Los científicos cuánticos ponen un empeño extra en tratar de encontrar una energía segura, barata e ilimitada…que en principio ya fue hallada en su día por Nikola Tesla y sepultada, al igual que su descubridor, por no poder hacerse pagar por los consumidores…mi pregunta es ¿por qué no darán con la misma solución?. En fin, lo que está claro es que el progreso de nuestra civilización y en definitiva la supervivencia de la raza humana obedecerá en gran parte en si somos capaces de no depender de los recursos fósiles que son limitados.

La Revolución cuántica ya está aquí con un infinito catálogo de mejoras que harán de nuestro mañana un día mejor. Y, no sé tú, pero yo como dijo Woody Allen: “Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida”.

jordi h. Bernal

Más información en nuestro canal de youtube de facebook y de tweeter

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *