LA ENERGÍA DE AMAR

Se dice que “La conciencia es la voz del alma” pero si buscas su definición, lo que encontrarás de manera generalizada es que “es el conocimiento que un ser tiene de sí mismo y de su entorno”.

Paloma Cabadas (Madrid, 1953), psicóloga e investigadora en el campo de la evolución y el desarrollo de la conciencia lúcida, estados disociados y dominio consciente de la energía, nos habla de la energía de amar, y es que si conocernos y amarnos a nosotros mismos es el primer paso para poder amar a todo lo que nos rodea, es por ahí por donde tenemos que empezar y qué mejor manera que hablando con una experta en el desarrollo de la conciencia.

Todos tenemos talentos ocultos desde el momento en que nacemos aunque mayoritariamente no somos conscientes de ellos. La educación estandarizada que recibimos no nos educa para conocernos, valorarnos, que sepamos quienes somos ni cuáles son nuestros talentos. Seguro que si te preguntan: “¿Cuál es la capital de Turquía?”, sabes inmediatamente la respuesta. Sin embargo si te piden que te describas con una sola palabra, la que más te define, seguro que la respuesta tarda más en asomar a tu cabeza.

En las escuelas no nos han enseñado algo tan vital como AMAR. La experiencia de amar no es sólo una experiencia afectiva  que nos viene de serie. Hay que aprender a amar, y aprender a amar es algo esencial en nuestras vidas,  porque amar produce alegría y genera creatividad. Conecta con lo trascendente con lo sutil. Una forma de amar es cooperar, estar dispuesto y saber cómo interactuar con nuestro mundo exterior… el encuentro con el prójimo.

En las escuelas tampoco nos enseñan a resolver los golpes emocionales. Indagar en los traumas, los que en el núcleo y en la esencia de mí están todavía por resolver. Se trata de entrar e investigar en el trauma. Actualizarse en el presente “para poder ir destejiendo esa trama oscura, que no tiene luz, que necesito alumbrar y esclarecer para poder desmenuzarla  y poder entenderla”.

En definitiva, debemos educar nuestra alma. Conocer qué está sucediendo dentro de nosotros mismos y poner todos los medios para trabajar en nuestra propia conciencia.  Para ello, entre otras cosas, podemos echar mano de herramientas como las que Paloma ha desarrollado mediante una  metodología de trabajo destinada a la erradicación definitiva del sufrimiento en la vida del ser humano.

Por cierto, por si acaso, la capital de Turquía es Ankara. Respecto a la segunda pregunta, sólo tú tienes la respuesta…

jordi h. Bernal

Más información en nuestro canal de youtube de facebook y de tweeter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *