CAMBIO CLIMÁTICO

 

¿De qué sirve al hombre ganar la Luna si ha de perder la Tierra? En el afán del ser humano por vivir el presente al vertiginoso ritmo de los avances tecnológicos se hace muy difícil pararse a prestar atención al futuro. Un futuro del Planeta Tierra, casi casi casi presente, que no es nada saludable. Su salud está afectada por los síntomas evidentes del calentamiento global, y la mano del ser humano incide de forma directa en esta patología terráquea.

Los ciclos climáticos se han dado a lo largo de toda la historia, “el Planeta estuvo siempre en permanente cambio como consecuencia de cambios naturales en las condiciones climáticas”, sin embargo, AHORA, “desde hace tres o cuatro décadas, se han visto acentuados por la actividad humana”. Por ejemplo, los más de 200 conflictos armados ocurridos en el siglo XX, incluyendo las dos bombas atómicas y SOBRE TODO las innumerables actividades humanas que generan emanaciones de dióxido de carbono (CO2) en cantidades ya  poco soportables.

Como consecuencia de esta acentuación antinatural de la metamorfosis de la temperatura global, se producen bruscos cambios en la presión atmosférica causando huracanes, tifones, tsunamis, ciclones, inundaciones y similares como resultado directo de la alta temperatura de los océanos.

Este calentamiento global está influyendo en el derretimiento de la cobertura de las grandes superficies de hielo como las del Ártico y la Antártica, con probables repercusiones en los integrantes de esos ecosistemas marinos y de los ecosistemas relacionados, entre ellos, nosotros. Tú y yo y nuestros hijos y los suyos y y y.

Una de las consecuencias de esa disminución de la masa de hielo será la elevación del nivel del mar. Fenómenos extremos como las olas de calor y las trombas de agua seguirán siendo cada vez más frecuentes y los ciclones tropicales más intensos, en particular la velocidad del viento y las lluvias asociadas. De acuerdo con las tendencias observadas, es “muy probable”, que la cantidad de precipitación aumente en unas zonas, mientras que disminuirá en otras. Afectará más a los países pobres, habrán desplazados por el cambio climático. NO HAY VUELTA ATRÁS,  HEMOS ENTRADO EN UNA NUEVA E INQUIETANTE  REALIDAD CLIMÁTICA.

Hay datos objetivos, científicos, que nos revelan que si la humanidad no cambia su estilo de vida, en los próximos 50 años la temperatura mundial podría al menos subir entre tres y cinco grados centígrados, el calentamiento global nos pondría a las puertas del desastre planetario…o nos ponemos manos a la obra o nos cocemos a fuego lento.

A nivel institucional, los países intentan elaborar una medicina conjunta para combatir el cambio climático: Implementar tecnologías limpias y apropiadas que ayuden a minimizar las emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera. Con ese deseo se originó el protocolo de Kyoto, la intentona estuvo bien, pero en resumen “fue un fiasco”:  “Estados como Canadá, Rusia o Japón se han salido, y otros como EEUU y China, siguen sin firmar ni firmarán. Igualmente, el acuerdo de Doha -prórroga hasta 2020 del protocolo de Kyoto- “es un acuerdo mínimo y decepcionante” porque se ha realizado sin contar con Japón, Rusia, Canadá y Nueva Zelanda.Los países que se han comprometido a reducir sus emisiones sólo generan poco más del 15 %  del total de emisiones contaminantes mundiales.

¿Y? ¿El ciudadano común? O sea, tú y él y yo, ¿qué podemos hacer? Todos tenemos una cuota  de actuación directa sobre nuestro INMENSO hogar azul, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos generamos residuos y malgastamos energía. Cosas tan simples como una buena elección en tus compras priorizando el tipo de envase, reciclar y apagar la luz y el agua cuando no se necesitan son las que nos llevarán a sanar el planeta ¿Recuerdas aquel anuncio que decía: Si quieres agua cierra el grifo? Pues eso…

Somos 700.000.000 de humanos para un planeta limitado y que tenemos que cuidar, porque sino los efectos y sus consecuencias serán irreversibles:

  •  Elevación del nivel del mar por la fusión de porciones de hielo polar, lo que originaría la desaparición de Holanda y los países bajos, el sur del Estado de Florida y la Bahía de San Francisco en EU, así como los alrededores de Beijing y Shangai en China, Calcuta en la India y Bangladesh, donde viven aproximadamente 60 millones de personas.
  •  Aumento de las enfermedades respiratorias cardiovasculares e infecciosas causadas por mosquitos y plagas tropicales.
  • Escasez de alimentos ante las dificultades de cultivo por la afectación de los suelos y las altas temperaturas.
  •  Extinción de gran cantidad de especies.
  •  Aumento de la intensidad y frecuencia de las lluvias, huracanes y tornados.
  •  Disminución del nivel de agua de ríos y lagos debido al aumento de la temperatura.
  •  Aumento de la demanda del agua potable .

¡¡¡Ey!!! ¡¡¡Despierta!!! ¡¡¡Que esto va en serio!!! ARE YOU READY??? I’M READY!!! GO!!!

                                                                                                                                                     jordi h. Bernal

Más información en nuestro canal de youtube de facebook y de tweeter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *