LA VOZ DEL VIENTO.

“No es una utopía cambiar el sistema actual. Utopía es creer que éste modelo basado en la explotación de recursos naturales continuará indefinidamente en un planeta finito”.

Con esta contundente afirmación, inician nuestros protagonistas de hoy, un viaje a través de España para visitar 35 proyectos que están abriendo el camino de un mundo mejor. Un viaje que se sumerge en esta enorme transición que ya está en marcha, en esta revolución pacífica, positiva y creativa que ya está germinando.
La expansión sin límites, el crecimiento continuo – y muchas veces sin control- del que tantas veces hemos hecho gala y al que nos hemos acogido como muestra y seña del Hombre moderno, se acerca hoy a un muro. El frenesí de destrucción-construcción-destrucción al que nos hemos acostumbrado está llegando a su culminación. Nuestra Tierra maltratada, nuestras almas despojadas, nos dan hoy el aviso de que debemos cambiar hacia otro futuro posible, más viable, de convivencia armónica con el planeta y con todos los seres que lo habitan. Un nuevo paradigma de aprendizaje colectivo desconocido y fascinante. Un nuevo camino capaz de sanar y reconstruir nuestra conexión con la Naturaleza y su ritmo esencial, contacto primordial que fue cortado, dejándonos perdidos en un Mar de asfalto.  Curar nuestra relación con la Naturaleza es vital, más allá del hormigón, la Vida nos espera con los brazos abiertos.
Es el momento de retomar la escritura sobre la Tierra, cultivando nuestras semillas, patrimonio de la Humanidad y de la Naturaleza, que en los últimos tiempos han visto amenazada su continuidad entre patentes y abusos de grandes corporaciones.
Empresas que dirigen con poca magia el sistema capitalista actual, totalmente incompatible con las necesidades de las personas y con el respeto al medio ambiente.
Tan importante como  cambiar estas estructuras, es el cambio individual que cada uno tiene el deber y la oportunidad de experimentar, un cambio que nos aporte coherencia a nuestra práctica cotidiana y que demuestre que podemos construir otro mundo de manera colectiva ¿No podemos nosotros mismos construir la sociedad que queremos? Siempre estamos reivindicando cosas… ¿A quién dirigimos estas quejas? ¿ Y si las cambiamos por acción? Nuestros únicos límites son los de nuestra imaginación, sin embargo seguimos aferrándonos a gobiernos e instituciones que nos limitan y separan de muchas iniciativas colectivas, cooperativas y revolucionarias que están sucediendo aquí y ahora. Iniciativas cuyo objetivo no es solo privilegiar el bien común sobre los beneficios económicos, sino que también han surgido con la firme voluntad de plantar una semilla muy especial, la semilla de la consciencia. Semilla que brota para despertarnos del caos, para recordarnos que la comida y las plantas son nuestra primera fuente de salud, para enseñarnos de nuevo, que en un solo grano de Tierra ya hay Vida.
La agricultura ecológica no es una vuelta al pasado, un retroceso, más bien se trata de la puesta en práctica de unos conocimientos adquiridos a lo largo y ancho del planeta para crear un impacto positivo y transversal en el ecosistema. Es una vía para recuperar nuestra soberanía alimentaria, para minar el dominio mundial de la alimentación que actualmente se produce a través del control de las semillas y de la industria farmacéutica. Esta soberanía alimentaria puede conducirnos hacia la soberanía personal y colectiva, paradigma a conquistar, pues no son pocos los cambios en la sociedad que se pueden generar a través de la comida, tanto positivos como negativos. La alimentación es fuente de Vida, fuente de poder.
Podemos empezar por hacer de la cocina nuestro centro de gobierno y de salud, para entender finalmente, que cada acto de consumo promueve una realidad, es decir es un acto político que puede ser revolucionario.
Hemos dicho y repetido que otro mundo es posible… Ahora, tenemos que caminar ese “otro mundo”. El potencial es enorme, muchos proyectos florecen cada día.
Nuestras armas: la consciencia y la acción coherente.
Más información en nuestro canal de youtube de facebook y de tweeter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *