HOME

http://youtu.be/SWRHxh6XepM
¿Que sabemos de la Vida en la Tierra?¿Que sabemos de las relaciones que se establecen entre los diferentes seres vivos?

Sabemos que la Tierra es un milagro y que el motor de la Vida es el vínculo. Todo en la Vida está vinculado, todo se sostiene sobre un sutil y frágil equilibrio.  Todo se comparte, todo se conecta y se une en un eterno fluir.
Sabemos que la supervivencia de la Humanidad depende directamente de este equilibrio y sin embargo, lo ponemos en peligro para buscar un paraíso ilusorio. Un paraíso excluyente. Un espejismo. Un Mundo feliz solo dedicado a los más afortunados. Un Mundo polarizado en el que se tiene todo  o no se tiene nada. Una mentira construida sobre una profunda desigualdad. Una felicidad creada a partir de la desgracia de otros.
Para ello, para mantener este Mundo superficial basado en la injusticia, hemos construido muros que separan el cielo del infierno, la abundancia de la miseria, el norte del sur, el Hombre del Hombre. Pero estos muros son tan frágiles, tan volátiles como la realidad que enmascaran, como este sueño universal en el que el Hombre ya no pasea por bosques salvajes, sino que lo hace sobre el civilizado asfalto, en el que el Hombre esconde su parte animal y sin embargo nunca antes ha estado tan cerca de actuar como tal. 
Persiguiendo nuestros deseos siempre insaciables, hemos olvidado tomar conciencia de que estamos agotando lo que la naturaleza nos ofrece, ignoramos que estemos donde estemos nuestras acciones tienen repercusiones en todo el mundo y lo ignoramos, porque en este mundo dividido entre ricos y pobres, no somos nosotros los que pagamos las consecuencias de tanto abuso. 
Las desigualdades, lejos de lo que la Era de las Luces prometía, se han intensificado en las últimas décadas, se calcula que el 80% de la producción mundial es consumida por el 20% de la población, que el 50% de la riqueza del planeta está en manos del 2% más rico…Las cifras son realmente abrumadoras y dan mucho que pensar. No podemos seguir manteniendo este modelo de Mundo feliz, básicamente porque no lo es o no lo es para todos. 
Todo está unido, esto nos enseña la Tierra, entonces, ¿Como puedo ser yo feliz mientras el otro sufre? ¿Como puedo perseguir mis sueños si hay niños que nacen sin ellos?
Lejos de nuestra burbuja cosmopolita, un millón de Hombres no tiene acceso al agua potable, un millón de Hombres padece hambre mientras el 50% de los cereales que se producen sirve de alimento para animales o de agrocombustible. Es decir, hay gente que pasa hambre para que el hombre moderno pueda saciar su apetito carnívoro, para que pueda comer sin sudar la camiseta. 
El Mundo está sangrando y nadie cura sus heridas, es tiempo de realizar un acuerdo entre los Hombres y la Tierra, la Tierra está pidiendo paz, la Tierra ya no puede más. Ya es el cambio y debemos luchar porque nos va la Vida en ello . Si todos elegimos intentarlo, veremos renacer un nuevo Mundo, una nueva aventura humana basada en la moderación, la inteligencia y el reparto. 

 La solidaridad de los pueblos es más fuerte que el egoísmo de las naciones, la solidaridad sobrevuela los muros y crea la unión donde solo había división. La solidaridad es capaz de construir lo imposible, un mundo más justo donde todas las personas tengan las mismas oportunidades y  el mismo derecho a acceder a los mismos recursos. 

Un Mundo feliz es posible, el paraíso puede ser la Tierra, pero este no puede ser privado, no debe tener derecho de admisión, no puede obviar a la mitad de la población, no debe construirse a costa de crear el infierno de otros. 

 Si vamos a crear el paraíso, que sea para todos. 
Más información en nuestro canal de youtube de facebook y de tweeter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *